Conmemoramos el diez de Tebet, un día de ayuno que nos recuerda tres trágicos acontecimientos en la historia del pueblo de Israel. Uno de los eventos que recordamos en este día es la muerte de Ezrá haSofer.

​Por: Rabino Yosef Bitton Fuente: Tashema.es

Setenta años después de la destrucción del Bet haMiqdash, aproximadamente en el año 516 antes de la era común, el emperador persa Ciro permitió a los judíos regresar a Erets Israel. Un total de 42.360 Yehudim volvieron a Israel, guiados por Zerubabel (ver libro de Ezrá 2:64).

¿Sabías qué...? Hay diferencias entre Israel y la Diáspora. Puede existir un desfazaje en la lectura semanal de la Torá luego de la celebración de Pésaj.
 
En la diáspora se acostumbra agregar un día más festivo, llamado Iom Tov Shení (2do día festivo). Por ende cuando la primera noche Pésaj cae en Shabbat (como sucedió este año 5779), el último día también caerá en Shabbat, a diferencia de Israel que este 2do Shabbat ya será un día más de la semana.
 
La lectura de Torá en Israel será la Porción (Parashá) regular que continúa según el calendario (Luaj), pero en la diáspora al ser aún celebrado Pésaj leemos una porción especial alusivo a este día.

Extraído del Calendario Cabalístico de Agosto / Elul. Ben Itzjak. Editorial Edaf

A partir del primer día del mes de elul los sabios indican pronunciar diariamente el salmo 27. El contenido del salmo se refiere al hombre que, en momentos de persecución y desgracia, recurre con todas sus fuerzas al Creador. Y resulta evidente que bastaría con tales conceptos para que dicho salmo fuera pronunciado durante el mes de elul, tiempo de preparación para los días que siguen, el Año Nuevo – Día del Juicio – y el Día del Perdón. Sin embargo, los sabios en su lenguaje maravilloso nos sugieren nuevas y profundas enseñanzas.

Todo proceso, toda creación, es más fuerte mientras más cerca se encuentra de su fuente. Y esta idea también puede ser aplicada al correr de los días y los meses. Si el punto de inicio es el mes de tishrei, con el Año Nuevo, entonces el punto más débil lo encontramos en el punto temporalmente más lejano, el mes de elul. Y tal lo dicho, le energía de este mes nos permite comenzar de nuevo y recuperar el punto de comienzo.
El salmista también se encuentra en un momento de desgracia y su debilidad es evidente. Se siente desfallecer y sus fuerzas lo abandonan. No obstante, en este punto, clama: “si yo no hubiera – lule – creído que vería la bondad de El Eterno en la tierra de los vivientes. Confía en El Eterno, sé fuerte y envalentona tu corazón, y confía en El Eterno”

Desde la distancia y la lejanía, desde la dificultad y la desgracia – todo esto señalado por las letras de elul en orden inverso – la situación puede revertirse si se utiliza el poder esencial del hombre, el poder de la acción.

Hay años que Tisha be Av, o sea el día 9 del mes de Av, cae en Shabbat. En estos casos la conmemoración se posterga al día siguiente, al día 10. La regla general es que no hay duelo en Shabbat, y por lo tanto si el 9 de Av cae sábado se pospone el ayuno para el domingo, y ese mismo Shabbat se puede comer carne, beber vino y servir la mesa con todo lujo como lo hacía el Rey Salomón en su momento, amén de cantarse canciones sabáticas en la mesa con normalidad.