El último día del Hol HaMoed de Sucot es denominado Hoshaná Rabá, debido a las múltiples repeticiones de la oración "Hosha - ná" (Sálvanos, por favor), que se dice en todos los servicios matutinos de la fiesta, en los que se acostumbra rodear la Tebá con el Séfer Torá, dando una vuelta cada día y en el último, Hoshaná Rabá, siete, en recuerdo a los rodeos de las murallas de Jericó (Yerijó).

Otra de las obligaciones de este día es el rodeo que se realiza con las cuatro especies, que fijaron nuestros Sabios en recuerdo del precepto de rodear el altar del Templo durante toda la festividad de Sucot con estas especies. Tras el rodeo, se acostumbra golpear el suelo de tierra con un ramo de cinco ramas de Aravá.

También se acostumbra estudiar toda la noche o leer Tikún Hoshaná Rabá, recordando de esta manera que se finaliza el ciclo anual de la lectura de la Torá en Simjat Torá.

Según el Midrash, D-os juzga en Rosh Hashaná, dictamina en Kipur, y reafirma Su sentencia en Hoshaná Rabá, por lo que esta noche de estudios y oraciones es muy importante para consolidar nuestra firmeza espiritual que nos permite, a su vez, cambiar los designios desfavorables que han sido decretados desde los Cielos.

Moadim LeSimja, Jatimá Tová.

Por Victor Zajdenberg

Sucot, en la milenaria historia del Pueblo Judío, posee un natural sesgo agrícola, religioso y festivo pues permite trascender el reciente período de severidad, reflexión y olvido de los errores, que se vivió durante la larga jornada de ayuno de Iom Kipur, el Día del Perdón.

No obstante, en esta nota, se habrá de destacar la no menos importante influencia histórica de la fiesta de Sucot ya que la misma está íntimamente relacionada con la epopeya de la salida de los judíos de Egipto, el éxodo de la esclavitud hacia la libertad.

“En cabañas habitaréis siete días, hijos de Israel, para que vuestros descendientes sepan que los hice habitar en cabañas cuando los saqué de la tierra de Egipto” (Levítico XXIII – 42/43).

Así como Pesaj (Pascuas) se relaciona usualmente con la marcha del Pueblo Judío de Egipto, Shavuot (Ofrenda) se asocia con la entrega de la Torá en el Monte Sinaí, Sucot equivale a los 40 años de la importante experiencia de vivir y sobrevivir en el desierto, camino a la Tierra Prometida al Patriarca Abraham.

La Sucá representa la fragilidad de su estructura material pero también la fortaleza de la unidad espiritual del pueblo que la levanta y la habita.

Dentro de la Sucá se reúnen sin diferenciarse los ricos y los pobres, los fuertes y los débiles, los hombres, las mujeres y los niños de una nueva Nación libre que posee una visión y objetivos comunes a cumplir.

Comenzando el sábado por la noche anterior a Rosh Hashaná, recitamos "Slijot", una serie especial de oraciones que invocan la misericordia de Di-s. Si cae Rosh Hashaná al comienzo de la semana, entonces "Slijot" comenzará el sábado por la noche de la semana anterior. (Los Sefaradim comienzan diciendo "Slijot" en Rosh Jodesh Elul).


Tras el pecado del becerro de oro, Moshé le pidió a Di-s que le explicara el sistema con el cual se relaciona con el mundo. La respuesta de Di-s, conocida como "los 13 atributos de la misericordia", constituyen la esencia de las oraciones de "Slijot". "Los 13 atributos" hablan de "la paciencia de Di-s". El mismo Di-s que nos creó sin antecedentes y en un mundo de oportunidades, nos da otra oportunidad por si en algún momento hemos abusado de la primera.

"Slijot" debe decirse con minián. Si esto no es posible, entonces "Slijot" debe seguir diciéndose solo, omitiendo las partes en arameo y "los 13 atributos de misericordia".

Finalmente, el aspecto más importante de Elul es hacer un plan para la vida. Porque cuando el gran día viene, y cada individuo se para ante El Todopoderoso para pedir por un año más, ¡querremos saber que es lo que estamos pidiendo!

La palabra hebrea Sucot significa “cabañas”. Durante los siete días de la festividad comemos todas nuestras comidas en la Sucá. La Torá así lo ordena: “Siete días viviréis en sucot... para que vuestros descendientes sepan que en sucot he hecho morar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto” (Levítico 23:42).

La segunda mitzvá que realizamos durante Sucot es la bendición sobre las “Cuatro Especies”. La Torá ordena: “Y tomaréis para vosotros en el primer día el fruto de un árbol hermoso (etrog), hojas de palma (lulav), ramas de mirto (hadasim) y ramas de sauce (aravot) y os regocijaréis ante D´s, vuestro Señor, durante siete días...”.

De acuerdo al Midrash, las cuatro especies representan las cuatro clases de personas que integran el pueblo judío. La mitzvá de combinar las cuatro especies promueve la idea de la unidad en el pueblo. El Talmud dice que el Etrog (cítrico), a diferencia de otros frutos, puede crecer en su árbol de año en año “uniendo” las cuatro estaciones y extrayendo nutrientes de todas ellas. La señal de un Lulav kasher (rama de palma) es que sus hojas estén “juntas”. Si las hojas estuviesen separadas, el Lulav no es kasher. Cada tres hojas de los Hadasim (ramas de mirto) crecen del mismo lugar en la rama del mirto. Finalmente, las Aravot (ramas de sauce) son descritas en el Talmud como “plantas que crecen en grupos”.

Sucot es llamado el “tiempo de nuestra alegría”, para que nos concentremos y entendamos que esas ocupaciones espirituales son las reales prioridades porque conducen a la verdadera satisfacción y felicidad en la vida.

Comenzando el sábado por la noche anterior a Rosh Hashaná, recitamos "Slijot", una serie especial de oraciones que invocan la misericordia de Di-s. Si cae Rosh Hashaná al comienzo de la semana, entonces "Slijot" comenzará el sábado por la noche de la semana anterior. (Los Sefaradim comienzan diciendo "Slijot" en Rosh Jodesh Elul).


Tras el pecado del becerro de oro, Moshé le pidió a Di-s que le explicara el sistema con el cual se relaciona con el mundo. La respuesta de Di-s, conocida como "los 13 atributos de la misericordia", constituyen la esencia de las oraciones de "Slijot". "Los 13 atributos" hablan de "la paciencia de Di-s". El mismo Di-s que nos creó sin antecedentes y en un mundo de oportunidades, nos da otra oportunidad por si en algún momento hemos abusado de la primera.

"Slijot" debe decirse con minián. Si esto no es posible, entonces "Slijot" debe seguir diciéndose solo, omitiendo las partes en arameo y "los 13 atributos de misericordia".

Finalmente, el aspecto más importante de Elul es hacer un plan para la vida. Porque cuando el gran día viene, y cada individuo se para ante El Todopoderoso para pedir por un año más, ¡querremos saber que es lo que estamos pidiendo!