sefirat haomerLa Cuenta del Omer (o Sefirat Ha'omer, hebreo: ספירת העומר) es un recuento verbal de cada uno de los cuarenta y nueve días entre las fiestas de Pesaj y Shavuot.Esta mitzvá se deriva del mandamiento de la Torá para contar cuarenta y nueve días a partir de la fecha en que el Omer, un sacrificio que contiene un omer (medida de cebada), se ofrecía en el Templo de Ierushalaim, hasta el día antes de una ofrenda de trigo que era traído al Templo en Shavuot.

La Cuenta del Omer empieza en el segundo día de Pesaj (16 de Nisán), - por lo general el primer día se lo agrega en las Hagadot al final del segundo seder de Pésaj -, y termina el día antes de la festividad de Shavuot, el "día cincuenta".

El Omer es contado todas las noches después del anochecer (unos 30 minutos después del ocaso). Si una persona olvidó contar el Omer una noche, deberá contarlo al día siguiente durante el día, pero sin bendición.

Para "contar el Omer" adecuadamente, debes decir tanto el número de días como el de semanas. Por ejemplo: “Hoy son 4 días del Omer” o “Hoy son 21 días, que son 3 semanas del Omer”.

El Omer puede ser contado con bendición sólo si se cumplen estas dos condiciones:

La festividad de Pesaj comienza en la víspera del décimo quinto día y termina el vigésimo segundo día del mes de Nisan. De esos ocho días, los dos primeros y los dos dos últimos son sagrados, no permitiéndose en ellos ninguna labor manual. En Israel, el primero y el séptimo tienen esta prohibición.

Pesaj es la fiesta de la primavera (Jag Ha Aviv), una celebración con la cual el hombre, en comunidad con la naturaleza, celebra la renovación de la vida.

Es también la fiesta de la libertad (Zman Jeruteinu, tiempo de nuestra liberación), que conmemora el gran acontecimiento del éxodo de Israel de Egipto y traduce la promesa de redención futura, para la humanidad, de toda opresión. Pesaj es, pues, una fiesta de alegría y gratitud, de libertad y esperanza. (Jag Hamatzot, fiesta de los panes ázimos).

Pésaj es el nombre que se le da al sacrificio pascual. Cuando el Ángel de la Muerte iba de casa en casa, en Egipto, para aniquilar a los primogénitos, Di-s “Salteó”, “Pasaj”, los umbrales de las casas de los Israelitas, como su Protector y Salvador. En cada casa judía se sacrificó un cordero, que fue comido, y con su sangre se salpicó el umbral (origen de la Mezuzá), como señal del convenio en virtud del cual cada israelita se convertía en un sacerdote en el santuario de su hogar y cada casa era dedicada al servicio de Di-s.

tu-bishvatUna de las fechas más lindas en el calendario hebreo es el día 15 del mes Shvat. Este año coincide con el día 16 de Enero de 2014.

Sin relación con hechos históricos o religiosos, refleja la unión del pueblo judío con la naturaleza, con la tierra, con la ecología y un profundo amor por los árboles. Esta relación viene de larga data. La diáspora, al desarraigar al pueblo de su suelo natal, no pudo extirpar de su corazón ese cariño. Subsistió como una añoranza y los judíos dispersos por los confines del planeta tierra, siguieron recordando el día del árbol y de la primavera en Israel, aun cuando en los países donde se hallaban el mes de Shvat significara nieve, lluvia y árboles desnudos de hojas.

Shvat es el mes en que la naturaleza de Israel se despereza de su largo sueño invernal. Florecen repentinamente los almendros, primera señal de la primavera. Los prados y los valles se cubren de hermosas flores.

En este mes de renacimiento celebraba el judío la fiesta del árbol. En el día 15, que según la tradición es la fecha en que se fija el destino de las plantas, se procedía a plantaciones de árboles que no fuesen frutales, “árboles de placer”.

purim havdalahEste año, Purim acontece en la salida de Shabbat, por ello se presenta la pregunta sobre si se debe pronunciar la havdalá - santificación que marca la salida del Shabbat - antes de dar lectura a la Meguilá o posterior a esta. Asimismo se presenta el interrogante sobre si es necesario esperar el tiempo estipulado por Rabbenu Tam, o sea una hora y doce minutas tras la puesta del sol o no.

En respuesta a lo anterior, cuando acontece Purim como en este año, se debe dar lectura a la Meguilá y posteriormente recitar la havdalá, pues de esta forma extendemos la salida del Shabbat. Y así lo dictaminan tanto Maran como Rama en el Shuljan Aruj.

Sin embargo, en relación a la bendición de "meoré haesh" - sobre el fuego, que se incluye en la havdalá -, escribe la obra Kol Bo que es preciso pronunciarla antes de la lectura de la Meguilá, pues esta bendición fue instituida por la creación del fuego a la salida del sábado por parte de Adam, por ello, al tomar provecho de la iluminación del fuego para dar lectura a la Meguilá es preciso pronunciar la bendición correspondiente previo a dicho uso.

Desde el día en que el pueblo de Israel entró a la tierra de Israel, bajo el liderazgo de Iehoshúa, el pueblo habitó la tierra por un período de 850 años; y 20 generaciones de hijos y nietos nacieron allí, hasta que el malvado Nabucodonosor, rey de Babilonia, se levantó en contra de ellos y los llevó al exilio.  Dentro de este período, 440 años pasaron hasta la construcción del primer Bet Hamikdash - Templo de Jerusalem - a manos del rey Shlomó, y otros 410 años pasaron hasta que el ejército babilonio lo destruyó.