tzavComo vimos hace unas semanas atrás, estamos transitando algunos Shabbatot especiales. Este Shabbat es uno de ellos, Shabbat Zajor, el previo a la festividad de Purim.

Cuando nos ponemos a reflexionar esta semana de la Parashá y en especial del Maftir, no podemos dejar fuera la realidad que nos circunda. Esta semana volvieron a caer cohetes sobre el Sur de Israel, en la previa de Purim, donde recordamos el “ataque” de Hamán contra los judíos de esa época, hoy toca leer noticias y vivir la realidad de atacas en la franja de Gaza de terroristas contra territorio Israelí.

Recordemos un poco la historia de Purim, se conmemora en esta fecha la milagrosa salvación de los judíos residentes en las 127 naciones del imperio persa, presumiblemente en el año 3408 de la Creación (aprox. 350 AEC), de la masacre y saqueo decretados contra ellos por el malvado visir del rey, Hamán y sus aliados, con la complacencia del insulso emperador Ajashverosh (Asuero, que según algunos estudios pudo haber sido Artajerjes III). Si bien la liberación fue milagrosa, los personajes principales en ésta proeza fueron una mujer y un hombre, y no manifiestamente Dios.

vaikra korbanKorbanot baiamim ele - Sacrificios en estos días

Esta semana comienza la lectura de Parashat Vaikrá, castellanizado Levítico. El tema central de esta sección (y de gran parte del libro de Vaikrá) son los sacrificios que eran ofrecidos en el Bet Hamikdash, que la Torá los denomina Korbanot. Di-s le ordenó a Moshé que transmitiera al pueblo de Israel todas las leyes concernientes a los Korbanot.
La Torá nos enseña que la persona que cometía algún pecado debía llevar un Korbán al Mizbéaj (altar) del Beit Hamikdash, y que mediante ese animal que se llevaba como ofrenda Di-s le perdonaba el pecado cometido. La Torá ordena que los animales que debían ser usados para los sacrificios deben ser "de ustedes", o sea que debían pertenecer a los oferentes y no ser robados. En otras palabras, está prohibido cumplir una mitzvá mediante la realización de una transgresión de otra mitzvá ya que las mitzvot que cumplimos deben ser "limpias" y puras.

betzalel-y-oholiabLa Parashá de esta semana continúa con las descripciones de la construcción del Mishkan - Santuario, sus rituales, utensilios y otros elementos. Es en ese contexto que Moshé le cuenta al pueblo de Israel que Di-s eligió a Betzalel, hijo de Uri hijo de Jur, de la tribu de Iehuda, y a Oholiav, hijo de Ajisamaj de la tribu de Dan, para encargarse del diseño estético del lugar de encuentro y de culto del pueblo de Israel en su travesía por el desierto.

Betzalel fue el primer gran artista judío. Como anecdótico, no en vano, la escuela de artes de la Universidad Hebrea de Jerusalem lleva su nombre.
Rashi nos comenta en secciones anteriores, Shemot 24, que Jur, el abuelo de Betzalel, era hijo de la unión entre Miriam, la hermana de Moshé, y Caleb ben Iefuné, quien junto con Ioshua bin Nun fueron los únicos de entre los emisarios que visitaron la tierra de Israel en confiar en que valía la pena aventurarse a la conquista de una tierra donde manaba leche y miel.
Según el midrash (Shmot Raba, Ki Tisa 41), este mismo hombre, Jur, es quien intentó evitar la construcción del becerro y por eso murió asesinado, a la vez que es mencionado en la Torá como uno de los dos hombres que sostenían los brazos de Moshé en la batalla contra Amalek.

pekudeiEsta semana se lee Parashat Pekudei, la última sección del Sefer Shmot. Pero este año particularmente se le suma a este Shabbat doble apellido, por un lado Shabbat Shekalim, primero de los 4 Shabbatot especiales anterior a Pesaj; y por otro lado Shabbat Mebarjim, debido a que Motzaei Shabbat comienza Jodesh Adar II.

La Parashá de esta semana comienza con un recuento de los materiales donados por los Hijos de Israel para la construcción del Mishkán. Hasta el último gramo de metal, hasta la última hebra de tejido, de todo rindió cuenta Moshé. No debía quedar ninguna duda de de que todo había sido empleado en la obra.

jatzi shekelLa Sección de esta semana comienza con la ordenanza de Di-s hacia Moshé para realizar el censo del pueblo, nos indica la Torá que cada uno debía aportar medio siclo del siclo sagrado, entendiéndose que un siclo equivalía a 20 monedas.

“Esto es lo que ha de dar todo aquél que fuere incluido entre los empadronados: la mitad de un siclo, conforme al siclo de santidad -veinte monedas son un siclo-; medio siclo por ofrenda apartada para el Eterno.  Todo aquél que fuere incluido entre los empadronados, de edad de 20 años en adelante, dará la ofrenda apartada para el Eterno. El rico no aumentará ni el pobre disminuirá de la mitad de un siclo, para dar la ofrenda apartada para el Eterno a fin de hacer expiación por vuestras almas.” (Shmot 30:13-15)

“Zeh yitnu kol-ha'over al-hapkudim machatsit hashekel beshekel hakodesh esrim gerah hashekel machatsit hashekel trumah l'Adonay.  Kol ha'over al-hapkudim miben esrim shanah vamalah yiten trumat Adonay. He'ashir lo-yarbeh vehadal lo yam'it mimachatsit hashakel latet et-trumat Adonay lechaper al-nafshoteychem.” (Shmot 30:13-15)

זֶה יִתְּנוּ, כָּל-הָעֹבֵר עַל-הַפְּקֻדִים--מַחֲצִית הַשֶּׁקֶל, בְּשֶׁקֶל הַקֹּדֶשׁ:  עֶשְׂרִים גֵּרָה, הַשֶּׁקֶל--מַחֲצִית הַשֶּׁקֶל, תְּרוּמָה לַיהוָה. כֹּל, הָעֹבֵר עַל-הַפְּקֻדִים, מִבֶּן עֶשְׂרִים שָׁנָה, וָמָעְלָה--יִתֵּן, תְּרוּמַת יְהוָה. הֶעָשִׁיר לֹא-יַרְבֶּה, וְהַדַּל לֹא יַמְעִיט, מִמַּחֲצִית, הַשָּׁקֶל--לָתֵת אֶת-תְּרוּמַת יְהוָה, לְכַפֵּר עַל-נַפְשֹׁתֵיכֶם. (שמות ל:יג-טו)

De esta extracción de la Torá, en sus versículos 13 al 15 encontramos la expresión TRUMAH, cuya traducción es ofrenda, repetida 3 veces. El exégeta Rashi nos enseña que cada una tiene su significado: